24 oct. 2009

DESAMOR

Sentado, en un peldaño de la vida,
con los ojos perdidos en el cielo,
sus manos caidas sobre sus rodillas,
contemplando el horizonte, sin salida.
Con las sienes marchitas por el tiempo,
una barca anclada aún en su pecho,
recordando las noches que salía,
a esperar a su amor, por si volvía.
Hoja a hoja se fueron marchando,
esos días, esos meses, esos años,
nunca más regreso la primavera,
a los brazos de quién ya no la espera.
Sólo sonidos en el silencio,
sueños vacios, sin sosiego,
gotas de noche sobre su pelo,
perforaron su mente y son el presente.
Ya no sale a la calle, ya ni come,
se duerme lentamente en la amargura,
quiere sólo abrazar una ternura,
que se asome a su puerta, como espuma.
Vacilante y cabizbajo se levanta,
en un mar de tempestades y recuerdos,
que el viento va llevando hacia su puerto,
en suspiros de muerte y desencuentro.
Adios al sol, a la luna, a las estrellas,
adios al mar, al monte y sus veredas,
adios a tantas cosas, que no he hecho,
por culpa de un amor hechicero.

9 oct. 2009

GRACIAS

Por la felicidad que compartimos,
por ser mi paz en las noches de tormenta,
por el aire que respiro
y que de tu aliento emana,
gracias, por ser tuyo otra mañana.
Gracias, por la voz,
que me otorgas en silencio,
por ser quien eres, al descubierto,
por ser la playa,
en la que naufragan mis sufrimientos,
por ese sol,
que me entregas cuando duermo.
Gracias, por la alegría,
que me brindas cada día,
por tus manos,
cuando agarran las mias,
por el mar,
que mi pecho acaricia,
por acercarte a mi abismo,
con sosiego y sin complejos.
Gracias, por ser la fuente
de mis principios buenos,
por la dulzura,
de tus ojos serenos,
por acallar,
los malos tragos que bebo,
gracias a ti compañera,
que cambiaste el vacio, en sueños.