29 ene. 2010

A MI HERMANO

Tengo el corazón hecho girones,
se agolpan los recuerdos
en cada poro de mi piel,
imagenes de la infancia,
ya perdida,
momentos de adolescencia,
compartida,
que hoy enmudecen,
sin tú presencia.
Gracias por ser mi hermano,
por lo reido y lo llorado,
por compartir,
lo poco que hemos tenido,
y por sentirte siempre a mi lado,
sin padre nos hemos criado,
nuestra madre nos quito adelante,
con esfuerzo sobre humano,
nos educo con amor y trabajo,
y en tu vida la has decepcionado.
Se va tu cuerpo,
pero no tus obras,
todo lo que nos has dado,
en mi alma está guardado,
te vas con el equipaje,
de cuarenta y siete años de vida,
nos dejas dos querubines ,
que son tu fotografía,
pensé, que siempre te tendría,
que este día,
nunca llegaría,
me doy cuenta,
que así es la vida.
Esperanos junto a Papá y la abuela,
vela por los que, aquí quedamos,
te tendremos muy presente,
aunque, ya no estés a nuestro lado.

Te llevaremos dentro,
el tiempo que nos quede por vivir,
nunca te olvidaremos,
gracias, por haber compartido mi vida.

18 ene. 2010

HAITI

Brama y tiembla la tierra,
como un crujir de metralla,
desplomandose la vida,
en sueños sin esperanza.
Sangre, dolor y lágrimas,
de forma cruel sepultadas,
en segundos, que no pasan,
suspendidos en la nada.
Ayuda necesitamos,
para millones de afectados,
que por las calles vagan,
como muertos caminando.
Se respira sólo ceniza,
de lo que antes era poblado,
por gente humilde y trabajadora,
sin el destino en sus manos.
Haiti, que al mundo conmueves,
buscando respuestas perdidas,
y sólo en las sombras descubres,
la tristeza, que hoy te inunda.
Volverás a pasar página,
a generar nueva vida,
pero nunca olvidarás,
a tus víctimas caidas.

5 ene. 2010

COMO EL VIENTO

Dime vela que levantas,
al cielo tu blanco pecho,
si hubo sombras en tu vida,
que te enturbiaron el sueño.
Dile a las gaviotas plateadas,
que dibujaron tu vuelo,
si encontraste el horizonte,
en alguna tierra extraña.
Dile al rudo marinero,
que acarició tus entrañas,
donde recibió más cariño,
que el que en las noches tu brindabas.
Dile también al sol,
tan sobrio por las mañanas,
quien secó tu sudor,
cuando la luna llegaba.
Dile a la nocturna niebla,
que con malicia te besa,
porque vives en la noche
y en el día estás muerta.
Dile si quieres al mar,
celoso amigo que espera,
como rien los que se van,
y como lloran los que se quedan.
Dile a todo el que pase,
que soy tu dueño,
que soy tu tiempo,
que soy tu voz...
Como el viento.