11 dic. 2009

Sombra y luz,
en la noche que comienza,
pasando sobre los hijos,
a los que su madre espera.
Sombra y luz,
cautivos en el silencio,
donde la sombra es invierno,
y la luz la primavera.
Como camina la sombra,
vestida de negra seda,
sobre las manos vacias,
que como hielo,se quiebran.
Como por la ventana,
la clara luz penetra,
estallando dulcemente,
en dos cuerpos que se besan.
Hay una sombra despierta,
hay una luz , que está muerta,
hay entre la luz y la sombra,
una puerta siempre abierta.
Quien pudiera contemplar,
el vacio que van dejando,
las estrellas, que en el cielo,
cesaron de iluminar.
Hay una puerta abierta,
a la cual poder llegar,
y entre la luz y la sombra,
naufraga un profundo mar.

SOMBRA Y LUZ