16 abr. 2010

RAICES

En la cuna del alba,
relampagueas,
el mar ciño a tu cuerpo,
sangre y arena,
sol de alabastros,
canción que en tu alma,
se desenreda.
Diecisiete raices
forman tu tallo,
con sólo tristes hojas,
de desengaños,
flor de mis días,
de mis días y noches,
crece bien alto.
Alcanzando el silencio,
atormentada,
cadenas que en tus manos,
en mi sangraban,
luna de fuego,
con dos pececitos,
siempre en el centro.
No sabes que te pasa,
ni que te ocurre,
has perdido la sombra,
bajo una nube,
pan que alimentas,
a quién contigo sueña,
en la pobreza.
Enterrando estaciones,
un día, encuentras,
unos labios que vuelan,
y que deseas,
ojos que miran,
como se va la vida,
desde una esquina.
De que vale la vida,
si no hay respuestas,
aquí estoy de más,
a veces piensas,
manos de seda,
que en tu cabello negro,
hacen siluetas.
,