28 ago. 2009

TU CALOR

Tal vez fué tu cuerpo,
el que nubló mi sombra transparente,
pasando desde lejanos horizontes,
por mis vendados ojos,
chispeantes de alegría,
llevandome a esta luz,
que hoy me alumbra,
y que en tús senos me sosiega.
El cielo colgó sus blancas sedas,
dirigiendo su voz a las playas,
que mansas, calladas y saladas,
brindaron su ardiente arena,
al pudor de las rocas,
al miedo de la noche,
al terrible silencio,
que lo oculta todo.
De la nada, surgió la silueta,
de tus pies descalzos,
que detuvieron el tiempo,
abriendo la vida,
que corrió tras mis pasos,
olvidando el pasado,
que arrasó el cielo,
como si tormenta fuera.
Es la luz de tus ojos,
es el mar más en calma,
es la voz que me llama,
al rincón de tus brazos,
que con calor esperan,
cobijar mi frágil alma,
con cantos de luna llena,
que mecen las estrellas.

18 ago. 2009

AYER AMADA MIA

Ayer amada mía,
cuando caía la noche,
acudieron las sombras,
a mis palmas extendidas.
Ayer amada mía,
se escuchaban los suspiros,
en las primaveras de la vida,
oprimiendo los silencios.
Ayer amada mía,
sentí la humillación,
esperándome vestida de seda,
sobre el caballo del viento.
Ayer amada mía,
pesados pies aniquilaron,
los hermosos prados,
dejando secos mis labios.
Ayer amada mía,
mi boca, como una cicatriz,
sonreía sangrante,
ante tus turbios mares.
Ayer amada mía,
nada tenía,
sólo vagaba en la brisa,
desvaneciendome sin prisa.
Ayer amada mía,
se escondió el tiempo,
pero sólo fué ,
ayer amada mía.

10 ago. 2009

TEMPESTAD

Llegó la mañana,
titubeó en la ventana
y desapareció en la tempestad,
escuchando el gemido de mi voz.
Pasaron las horas,
observando el tormento gris,
que se debatía punzante
en el aura de mi alma.
Tengo la faz apagada,
los ojos humedos,
y muy adentro, la amargura
camina dominante.
Mi respiración en duelo,
abandona los libidos labios,
que dolorosos se alojan
en los grilletes del silencio.
Deseo ver tu luz,
quiero susurrarte al oido,
necesito llenar tus brazos.
Sentir la calma,
que me haces respirar,
cuando la lucha me mata.
Ver como se diluyen,
las sombras de mi cárcel,
al contacto de tus dedos.
Necesito despertar sereno
y con voz sincera,
después de la tormenta.
Quiero tu sol,
para abrir mi puerta,
para colgar las lágrimas,
en las estrellas de la noche.

2 ago. 2009

OTRA NOCHE MAS

Otra noche más,
en nuestro párque,
pequeño gigante
en nuestras almas.
Otra noche más,
de fantasías temerarias,
que iluminan el cielo
de nuestros ojos.
Allí, dibujamos las sombras,
que de invisibles vestiduras,
cortaban los susurros
de la garganta del viento.
Allí detuvimos el tiempo,
mientras dormían las luces,
te tome en mis brazos
y alcancé tus labios.
Un pájaro voló a tú vientre,
acariciando la noche,
y anido sus deseos,
sembrando emociones.
Somos otra noche más,
amantes en la oscuridad,
ocasos eternos entre luceros,
de sonrientes estrellas.
Somos otra noche más,
colgando sueños compartidos
en el horizonte perdido
de cristalina espuma.